Consejos de salud para volar

asientos en el avion

Hemos llegado a nuestro aeropuerto de destino. Han pasado varias horas desde que salimos y ahora que al fin podemos levantarnos para tomar nuestro equipaje de mano nos damos cuenta del pesado hormigueo que sentimos en las piernas, de que la espalda parece quejarse por tener tanto rato la misma posición y de que nos laten las sienes como si un persistente dolor de cabeza fuera a comenzar de un momento a otro.

Evidentemente la máxima geométrica de que a más horas de viaje mayor es el cansancio físico y mental es aplicable cuando hemos de volar.

Desgraciadamente, con la proliferación de vuelos cada vez más baratos, las compañías tienden a ofrecer cada vez menos comodidades. Ya no hablo de aquellas bandejitas de comida que ponían, sino también de la comodidad de los asientos y, sobre todo, de la anchura que hay entre fila y fila. Los movimientos se dificultan y nuestra salud se resiente.

Es importante, por ello, tener siempre presente unos consejos que nos ayudarán a mitigar la fatiga y a hacer nuestro viaje mucho más cómodo y placentero.

– Sensación de ahogo y sequedad.

Ésto se produce porque la humedad dentro del avión es inferior a la que hay a ras de tierra fuera del aparato. Ésta es entre un 10 y un 20% inferior dentro del avión lo que produce sed, sequedad en la piel, ojos enrojecidos y a veces dificultad para quienes tienen problemas respiratorios. Es aconsejable por todo ésto evitar beber alcohol y café antes y durante el vuelo. A cambio os aconsejo beber agua y zumos que os mantendrán mejor hidratados.

– Hinchazón en las piernas y flatulencias.

Ambos efectos vienen producidos por el cambio de presión. A mayor altitud, mayor presión. A mayor presión, los gases se expanden mejor mientras que los líquidos se acumulan. Lo primero produce flatulencias (gases en el estómago), mientras que los segundos puede producir esa molesta sensación de que las piernas se nos hinchan. Lo mejor es, para el primer caso, evitar comidas picantes antes de los vuelos ni alimentos que produzcan gases, como determinadas legumbres, o bebidas con gas. En el caso de sentir hinchazón o pesadez en las piernas, es aconsejable levantarse de vez en cuando y pasear por el pasillo del avión un rato.

– Taponamiento en los oídos.

Es otra de las consecuencias de los cambios de presión. Esa desagradable sensación de que los oídos se nos taponan suele producirse tanto en los despegues como en los aterrizajes cuando el avión sube o baja rapidamente. Para remediarlo hay que intentar igualar la presión en el oído medio. Los métodos más sencillos son mascar chicle o incluso sonarse la nariz.

– Jet Lag.

Cuando se viaja a lugares con una importante diferencia de huso horario, la sensación de cansancio y la somnolencia se hacen insoportable en el primer día de viaje. En estos casos no hay mucho que se pueda hacer salvo tener la precaución, un par de días antes del viaje, de comportarnos como lo haríamos en el horario del lugar de destino donde viajamos.

– Cansancio físico.

La estrechez de los asientos, el no poder estirar las piernas o brazos, el estar mucho rato en una misma postura, produce cansancio físico en el mismo avión. El conocido como “síndrome de la clase turista” es el motivado precisamente por las muchas horas de vuelo en zonas del avión normalmente incómodas. Se estima que con 8 horas de vuelo puede producirse este síndrome, caracterizado por una dificulta respiratoria, dolor en el tórax y malestar general que, en los casos más graves, puede llegar a desembocar en trombos venosos.

Por lo general se recomienda moverse bastante, levantarse del asiento con cierta frecuencia e incluso hacer una serie de ejercicios como los que normalmente suelen indicar en todos los aviones entre los papeles de seguridad que suele haber siempre en el bolsillo del asiento delantero. Estos ejercicios son los que podéis ver en la siguiente imagen:

Ejercicios de salud en el avion

Conseguir tener las mejores vacaciones posibles deben comenzar por nuestra salud y por aplicar todas las medidas aconsejables que nos hagan sentirnos lo más cómodos posible desde el mismo momento de salir de casa. Así que ¿por qué no hacerlo ya en el mismo avión y así, una vez en nuestro destino podernos sentir más descansados y frescos?

Imprimir


Tags:

Category: Notas de Viajes


Deja tu comentario