Qué ver en Bath

Puente Pulteney en Bath

Brujas, Praga… y ahora Bath. Cada una con sus propias peculiaridades que la hacen ser tan apreciadas. Cada uno con sus valores y su historia, pero todas con ese halo nostálgico, cautivador y elegante que les hace ser como son y desprender por cada uno de sus poros el peso de su Historia. Ahora las tres se han colocado en un nivel muy similar en mi escala de valores de ciudades visitadas.

Sí, porque Bath huele a añejo a la par que a elegancia, huele a paz a la par que rebosa animación. Curiosa ciudad aquella en la que, aún estando rodeados de turistas, el silencio sobresale sobre el ruido como ofrenda a su monumentalidad y estilo.

Con el ánimo y la ilusión puesta en la ruta que nos habíamos planteado, dirigimos nuestros pasos hacia el puente Pulteney para verlo ya con más calma. Situado sobre el río Avon, el puente viene a tener una estructura similar a la del Ponte Vecchio de Florencia. A ambos lados del puente se encuentran pequeñas tiendas, muy peculiares casi todas ellas, donde encontrarás desde antigüedades, hasta mapas históricos, recuerdos, o ropas clásicas. Todo muy turístico, aunque al no estar tan céntrica no presenta las aglomeraciones que, por ejemplo, tiene el puente florentino.

De allí nos marchamos al Jane Austen Center donde una figura a escala real de la propia escritora nos dio la bienvenida. Se trata de un pequeño museo con recuerdos de la que fuera gran escritora inglesa del siglo XIX, autora de libros conocidísimo como Orgullo y Prejuicio o Emma, y que viviera durante cuatro años en esta ciudad. La tienda que tienen allí es pequeñita, pero resulta curiosa de visitar.

Nuestro siguiente punto de destino fue The Circus y de allí, al Royal Crescent. Sinceramente, y es una opinión particular, no me pareció nada especial, más que asistir a la elegancia típica de los edificios victorianos del siglo XVIII. Su belleza radica en su forma circular en el primer caso, y semicircular en el segundo, pero es algo que sólo se aprecia realmente desde el aire. Desde ahí, las fotos cenitales sí son realmente bellas, pero a pie de calle no destacan tanto.

El Royal Victoria Park está justo enfrente del Royal Crescent. Son los jardines más grandes de la ciudad, muy agradables de pasear y, sobre todo, muy animados. Aunque son tranquilos y muy frescos, sin embargo me quedo con la zona del Parade Garden y del Sidney Garden, por donde solía pasear Jane Austen, quizás porque me resultan muy bucólicos y la serenidad que aporta el río Avon serpenteando entre los árboles es realmente inspirador.

Desde el Royal Victoria Park se puede bajar andando al centro histórico de la ciudad donde nos aguardan las tres joyas de Bath.

Abadia de Bath

La Abadía de Bath es una joya arquitectónica cuyo origen data del siglo IX. Fue por aquella época cuando asistió a la coronación del primer rey de Inglaterra, Edgardo el Pacífico. Varias veces fue destruida la abadía, entre ellas, por los normandos, pero fue de nuevo levantada hasta conseguir su forma actual, reconstruida en el año 1499 por orden de Enrique VIII.

Los baños romanos os llevará el mayor tiempo en la ciudad. Es un maravilloso complejo termal que montaron siglos atrás los romanos, auténticos expertos en este apartado. De hecho, el origen de la ciudad gira en torno a estos baños, a los que le debe su fama histórica. Y es que la antigua Aquae Sulis, antiguo nombre de Bath, data del año 43 d.C. En torno a los manantiales de agua caliente que aún hoy persisten creció toda la ciudad. Hay visitas guiadas cada hora, y también nos buenísimos aparatitos que os lo explican todo. Nosotros pasamos más de dos horas allí metidos…

Baños romanos de Bath

Por último está en el centro termal Bath Spa donde si queréis podréis relajaros en las magníficas aguas calientes de la ciudad cual romanos cualesquiera…

Hay muchas más visitas, evidentemente, pero hoy os he querido resumir las principales, las que podréis hacer en un día. Pero os recuerdo de nuevo que, a mi parecer, lo mejor de esta ciudad fue el pasearla, el sentirte turista disfrutándola por los senderos junto al río, por las plazas, por los jardines o incluso por sus muchos centros comerciales.

Imprimir


Tags: , ,

Category: Inglaterra


Comentarios (5)

Comentarios RSS Feed

  1. Ble dice:

    Muchas gracias!, La verdad es que da gusto poder encontrar gente como que relata sus viajes para poder preparar los que vamos a lugares que ya has visitado.
    Un saludo

  2. Luis Suárez dice:

    Excelente relato. Se viaja al leerlo…. Nosotros conocemos Brujas y realmente nos pareció un lugar mágico y fuera de serie. A su criterio Bath esta a ese nivel? Le pregunto porque estamos pensando ir…
    Un abrazo desde Venezuela!

  3. Mochilero dice:

    Gracias, Ble. Para mí también es un gusto saber que hay gente a la que pueda resultarle útil mi relato de la ciudad.

    Un saludo.

  4. Mochilero dice:

    Hola, Luis:

    Si estáis pensando ir a Bath… ¡enhorabuena! no dudo de que te encantará. Como bien digo en el texto nada más empezar, Brujas, Praga y Bath son las tres ciudades que, de momento, más me han gustado.

    Brujas es nostálgica y medieval, casi misteriosa. Bath es tranquila, monumental y muy elegante. Casa una tiene su estilo, pero las dos las disfrutarás.

    Saludos.

  5. María dice:

    Voy a ir en un par de días a Inglaterra a aprender inglés y entre los lugares que quiero visitar los fines de semana que esté allí, está Bath. Ya había buscado información y mapas pero este relato me ha ayudado mucho a pensar como preparar la visita porque allí no tendré mucho tiempo de planificarla. Muchas gracias!! :)

Deja tu comentario