Bath, nuestros primeros pasos

Bath puente Pulteney

Bath, puente Pulteney

¡Al fin estamos en Bath! un sueño de muchos años atrás, desde el día en que lo descubrimos en internet. Cargados como íbamos con las mochilas, lo primero era ir hasta nuestro hotel para dejarlas allí y comenzar nuestra visita. El hotel, el Villa Claudia, se encuentra en Forester Road, aún dentro de la ciudad pero en los barrios más periféricos de Bath. Aún así, la distancia no es mucha: unos 20 minutos andando desde la estación, que, a su vez, se encuentra en el centro turístico de la ciudad.

Ese pequeño paseo, además, nos serviría para ambientarnos, para empezar a tomar el pulso a esta ciudad histórica que data de tiempos romanos, cuando en el lugar construyeron todo un complejo de baños termales. Además, dada la hora, iba llegando el momento de comer algo, aunque para no perder tiempo decidimos comprar algunos de los pasteles rellenos tan exquisitos que hacen aquí. Y es que, desde luego, para los mochileros, Bath tiene bastantes los locales donde comprar bocadillos y pastelería salada para comer rápido.

Bocadillo en mano, mochila a la espalda, encaminamos nuestros pasos por el centro de la ciudad, en el que destaca la esbelta silueta de la Abadía de Bath, donde un día fuera coronado el primer rey de Inglaterra. El paseo junto al río Avon que cruza la ciudad es bellísimo. No sólo por los senderos que tiene a sus riberas, sino por los muchos jardines que pueden andarse: mucho verde y muchísimas flores para alegrar la vista.

Bath junto al rio Avon

El río Avon a su paso por Bath

Precisamente en nuestro camino pasamos junto al Parade Garden donde los jóvenes del siglo XIX se escondían para declarar su amor, y más adelante, sobre el puente Pulteney en el que podrás disfrutar de las clásicas tiendecitas de los más variados productos. A modo de ejemplo, deciros que había una que me encantó, exclusivamente de mapas antiguos e históricos.

Pasando el puente nos adentramos en una zona que parece mucho más residencias, de elegantes casas victorianas del siglo XIX, esas clásicas que a veces vemos en la televisión y que en su fachada tienen incluso un piso bajo el nivel de la calle, al que se llega por una escalerita exterior. En una de aquellas casas vivió durante 4 años Jane Austen.

Entre jardines (y uno de ellos, el Sidney Garden en el que siempre encontraba su inspiración la genial escritora británica) llegamos al fin al hotel Villa Claudia, el complemento perfecto para una estancia en Bath.

Imprimir


Tags: , ,

Category: Inglaterra


Deja tu comentario