Visitando el Monasterio de Yuste

Monasterio de Yuste

Cansado de tantas guerras, conflictos y la temida enfermedad de la gota que ya le causaba ciertos estragos, el Emperador Carlos V tomó la determinación de abdicar en 1556. Ese mismo año, para retirarse a descansar del ajetreo y la rutina diaria, decidió buscar un lugar donde encontrar la paz y pasar los últimos días de su vida.

Se decantó por un convento para hacer en él vida monástica, en un remoto y tranquilo paraje de tierras extremeñas, el Monasterio de Yuste. Construido a principios del siglo XV, concretamente en 1402, tuvo que ser ampliado para albergar tanto al emperador como al séquito de más de 60 personas que le acompañaban.

Poco más de año y medio de retiro permaneció Carlos V en este monasterio, ya que el monarca fallecería el 21 de septiembre de 1558. Poco tiempo pero el suficiente para que esta singular edificación haya pasado a la historia de España y sea uno de los principales destinos turísticos de la provincia de Cáceres.

De mis más recientes viajes por España, el Monasterio de Yuste es, sin duda, mi recuerdo más grato. No sólo por la historia que transpiran sus piedras, o por el magnífico entorno que lo envuelve; no solo por su belleza sobria, sino también porque la visita, turísticamente hablando, la han sabido dotar de un cariz muy especial, con un guía que no se dedica simplemente a relatar la historia y llevar al grupo, sino que la teatraliza, transmitiendo con cada palabra la entonación y el sentimiento necesario para hacer que la visita se tornara aún en más inolvidable.

El Monasterio de Yuste se encuentra muy cerca del pueblo de Cuacos de Yuste, 120 kilómetros al norte de Cáceres, en la famosa Comarca de La Vera. Declarado desde el 2007 Patrimonio Europeo, su aspecto actual data de la reconstrucción que se realizó sobre el antiguo monasterio en el que se había hospedado Carlos V.

Precisamente de esta época, siglos XV y XVI, son la iglesia y los dos claustros, uno de factura gótica y el otro renacentista, que configuran los principales puntos de interés de todo el recinto, además del palacio que se construye el rey y sus dependencias en el lado meridional del convento.

Tuvo que ser también rehabilitado tras el incendio que sufrió en el siglo XIX con la Desamortización de Mendizábal y la Guerra de la Independencia. Actualmente la visita la podemos dividir según sus principales dependencias:

– La Iglesia

Construida en el siglo XV en estilo tardogótico (aunque con detalles renacentistas tras los arreglos del XVI) está formada una estructura sencilla de una sola nave con diferentes tramos y capillas laterales. Da a una de las habitaciones del emperador, para que así pudiera oír misa desde la cama.

– Claustro gótico

Erigido a finales del siglo XV, tiene planta rectangular y consta de dos pisos abiertos hacia el patio central. No cuenta con una gran decoración, de ahí que su carácter sea algo sobrio y severo. Lo que no quita para que estemos ante uno de los claustros más elegantes que podamos encontrar en España.

– Claustro Nuevo o plateresco

De estilo renacentista, es más reciente que el anterior ya que fue construido en el siglo XVI. Más grande que el claustro gótico, también tiene planta rectangular y dos pisos. Sí está mucho más decorado, especialmente en los detalles de las columnas, que llevan una serie de volutas y guirnaldas.

– Casa Palacio de Carlos V

Corresponden a las dependencias que se habilitaron como residencia del emperador, y que se encuentran junto a la zona religiosa del convento. Cuenta con varias habitaciones: el dormitorio del monarca, una antecámara, un comedor y una sala de audiencias. Estas dos últimas estaban abiertas al jardín exterior.

Debajo de la iglesia, en la cripta, se conserva el ataúd en el que primeramente fue enterrado Carlos V durante nueve años, hasta que su hijo Felipe II decide trasladar los restos hasta el Monasterio de El Escorial, lugar en el que descansan en la actualidad.

Estas dependencias del emperador son muy sencillas, nada de ornamentos ni decoraciones. Las habitaciones pueden visitarse para contemplar el carácter de retiro en el que vivió el rey, alejado de todos los fastos y otras riquezas que tuvo en su vida como rey y emperador. Nada que ver con la grandeza de la iglesia y los claustros.

La arquitectura y el hermoso entorno de La Vera hacen de este lugar uno de los rincones más placenteros de la provincia.

– Cómo llegar al Monasterio de Yuste

Lo mejor es venir en coche y llegar hasta por la N-V hasta Cuacos de Yuste, situado a dos kilómetros del recinto. Otra buena opción es el autobús, ya que tanto desde Madrid, Cáceres y Navalmoral de la Mata hay conexiones con Cuacos de Yuste y el monasterio. La estación de tren más cercana es la de Navalmoral de la Mata, 45 kilómetros al sur del monasterio.

– Información adicional

  • Dirección: Monasterio de San Jerónimo de Yuste, 10430 Cuacos de Yuste (Cáceres)
  • Horarios: Entre los meses de octubre y marzo el monasterio se puede visitar todos los días, excepto los lunes, de 10.00 a 18.00 horas. Entre los meses de abril y septiembre permanece abierto hasta las 20.00 horas. El cierre de las taquillas se produce una hora antes.
  • Precios: La entrada al monasterio cuesta 9 euros para los adultos; 4 euros para familias numerosas, niños entre 5 y 16 años, mayores de 65 y estudiantes acreditados hasta 25 años. Gratis para los menores de 5 años, el día 18 de mayo, profesores en visita individual, personas con discapacidad, miércoles y jueves de invierno de 15.00 a 18.00 y de 17.00 a 20.00 horas en verano para ciudadanos de la Unión Europea.

Foto Vía: Ciencias Sociales IES Emilio Manzano

Imprimir


Tags: , ,

Category: España


Deja tu comentario