Lo que dan dos días en Gerona

Besalu

Ya os conté lo que para mí sería el ideal de una escapada a Girona. Al fin la hice, como también comenté, de modo que ahora me gustaría contaros lo que finalmente tuve tiempo de hacer en apenas dos días.

Cuando leáis este artículo tened en cuenta dos cosas: en primer luar, esta miniescapada parte desde Tenerife, y en segundo lugar, se trata de ir tranquilos, no de intentar ver lo máximo posible. Me gusta llegar a un sitio, y si me gusta, estar un buen rato aunque sea sentado en una mesita tomando una cervecita. Quiero decir con ello que, con total seguridad, podría haber visto mucho más, pero de ser así, no lo hubiera saboreado tanto.

La salida, queda dicho, es desde Tenerife. Para llegar hay dos opciones: bien con Ryanair desde Tenerife Sur al aeropuerto de Girona, o bien desde Tenerife Norte hasta Barcelona y desde ahí ir a Girona en tren o en coche. Escogí esta última opción por cuestiones de horarios y dada la singularidad de la provincia, recurrí a alquilar un vehículo.

Nuevamente dos opciones: recurrir al alquiler de coches en Barcelona, y directamente empezar a conducir desde ahí; o bien ir en tren (es fácil pues solo hay que ir a la estación de Sants y de ahí a la de Gerona) y allí, en la misma capital gerundense alquilar el vehículo.

Ya con el coche, finalmente ésto fue lo que decidimos hacer:

  • – Sábado por la mañana: medio día en Girona: recorrer su muralla, visitar el casco histórico, cruzar el puente y ver las casas junto al Onyar.
  • – Sábado por la tarde: iba con la idea fija de comer en Peratallada, el pueblo, para mi gusto, más bello de la provincia. Lo hicimos en La Riera, en la plaza principal, y después nos dedicamos a pasearlo tranquilamente, calle a calle. De allí, pasamos por Pals y La Bisbal, y paramos nuevamente en Monells, un pueblo de similares características. Por último, nos marchamos a Madremanya para ver el espectáculo de Artimanya. La cena, en Girona, ya de vuelta.
  • – Domingo: día completo de coche para recorrer puntos bastantes distantes de la provincia: en primer lugar, Cadaqués, por supuesto, el pueblo costero más bonito de allí. De allí a Figueres para una visita al museo Dalí, para desde esa ciudad ir a Besalú y más tarde Banyoles, donde acabar el día con un paseo junto al lago.

Como digo, podríamos haber visto más cosas, pero creo que las que vimos fueron escogidas, agradables y relajantes. Justo lo que necesitábamos.

Imprimir


Tags: , ,

Category: España


Deja tu comentario