Dinant, marcada por la Historia

Dinant

Mi última escapada ha sido a Dinant, una pequeña ciudad que se encuentra en Valonia, una de las dos zonas, junto con Flandes, en que se divide Bélgica. La ciudad se encuentra al sur de Bélgica, a apenas 12 kms. de la frontera con Francia, y aunos 105 kms de Bruselas, la capital.

La ciudad, de tan sólo diez mil habitantes, pertenece a la provincia de Namur y ha crecido a lo largo de la ribera del Mosa, el río que la ha configurado tal cual es a lo largo de la Historia. Es el Mosa y su importante relación con ella, la que ha hecho de Dinant, una ciudad que ha vivido importantes y trágicos acontecimientos. Para su desgracia, se levanta entre dos grandes potencias históricas, Francia y Alemania. Ya en tiempos del Sacro Imperio Germánico, allá cuando sus enfrentamientos con la Corona francesa eran continuos, Dinant se vio envuelta en frecuentes conflictos. Luis XIV ya la asedió durante días, avanzando por todo el curso del Mosa desde Francia; también lo hizo Carlos el Temerario, que no sólo entró en Dinant sino que además, la asoló, masacrando a su población. Sus últimos episodios sangrientos los vivió en la Segunda Guerra Mundial y sobre todo, en la Primera, cuando Dinant resultó practicamente destruida.

Rastros de todos esos conflictos se encuentran por toda la ciudad, y el mejor ejemplo de ellos es su Ciudadela, anteriormente castillo medieval. El Mosa se caracteriza por haber visto crecer a sus ciudades en torno a un puente y un castillo en alto que las defendía. Así ha sido con Lieja, con Namur, con Dinant o con Givet, por ejemplo. Y es que este río siempre ha sido un excelente canal de navegación para adentrarse en Bélgica.

Aquel castillo medieval se convirtió en lo que hoy es la Ciudadela, un imponente fuerte, hoy museo de guerra, que aún conserva los armamentos de aquella Gran Guerra. De hecho, son impactantes los cañones alemanes con los que defendían a la ciudad de las tropas aliadas, como impresionantes son la galería de túneles y trincheras que se conservan aún en ella.

la Ciudadela de Dinant

A los pies de la ciudadela, abajo de la cima en la que se encuentra, está la ciudad que se extiende en la estrecha franja de terreno que le ha dejado el río por un lado, y las montañas de las Árdenas por el otro.

Dinant es muy pequeña y apenas tiene mucho que ver. Si acaso la estampa clásica de la Colegiata de Notre Dame, la catedral, que se alza bajo la Ciudadela, pegadita al río, foto clásica de Dinant que podéis ver al principio. Es además la ciudad de nacimiento de su personaje más ilustre, Adolf Sax, el inventor del saxofón y de bastantes intrumentos musicales más.

Por lo demás, las visitas se encuentran en los exteriores, destacando lo que podríamos llamar “ruta de cerveza” que nos llevaría a las Abadías de Maredsous, Ciney, Leffe, Orval o Rochefort, por ejemplo, que se encuentran en las cercanías.

A pesar de que parezca que no tiene demasiado que ofrecer, Dinant sí tiene algo muy importante: naturaleza en estado puro. Es el lugar ideal para perderse de la rutina, para quitarse el estrés, para pasear tranquilamente y disfrutar de las vacaciones. Y está a apenas hora y media en tren de Bruselas. ¿Por qué no hacer una escapada a la ciudad y disfrutarla?

Yo, desde luego, os la recomiendo.

Os dejo con unas imagenes… “fotos de Dinant

Imprimir


Tags: , , , ,

Category: Bélgica


Deja tu comentario